Ir al contenido principal

Recomendando libros: Estío, de Edith Wharton.

Hola! Luego de un (nuevamente) prolongado tiempo de silencio, hoy traigo una nueva publicación, signo de que este espacio aún se resiste a morir, pese a que en lo que va de año el “aporte” se ha reducido a ocho escuálidas entradas. Debo confesar, con una mezcla de tristeza, culpa y vergüenza, que escribo estas líneas no tanto porque me sienta con la seguridad de recomendar algo, sino más bien para tratar yo misma de darme ánimo y volver a mantener activo este espacio, que me entretiene y relaja, y permite expresar con libertad los desvaríos que libros, series y películas tan frecuentemente provocan, en mi y en muchos de quienes me leen, como estoy segura. No tengo justificación a la inconstante presencia que he tenido en el blog este año, más que el tiempo parece avanzar cada vez más rápido y ser a la vez más escaso. Estoy segura que esto es una simple percepción humana que se acentúa con los años, pero resulta curioso y lamentable que adquiera visos de realidad. En fin, esta falta de tiempo (o percepción de, para ser más exacta) ha hecho que prácticamente abandone una de mis mayores entretenciones en años anteriores: ver dramas. En serio, sólo he visto uno completo este año, el drama japonés que fue precisamente la última reseña en el blog. Los extraño? No tanto, he visto e interesado ampliamente por Netflix, y creo que necesitaba un tiempo para sacudirme de tanta ficción con clichés que abunda en dramalandia. A cambio, he tratado de ser más constante en la lectura. No he leído mucho, pero lo que he leído me ha dejado muy conforme.


Y para ser consecuente con lo anterior, esta entrada será precisamente la reseña de un libro que leí por el verano, allá en febrero creo, y las siguientes entradas (que espero sean pronto) también serán reseñas, por ninguna razón en especial más que es de lo que más material puedo tener. Así que lectores, sé que la mayoría llega aquí buscando reseñas de dramas, pero no tengo material por publicar sobre eso por un tiempo. No sé si lo tendré en alguna oportunidad cercana, pero si disfrutan tanto de la lectura como yo, no dejen de darle una mirada a las recomendaciones que vaya publicando.   Y bueno, sin más preámbulo innecesario, la reseña.

Reseña: La vida de la joven Charity transcurre, anodina y sin alicientes, en North Dorme, un pequeño pueblo de las colinas de Berkshire, en Massachussets. Acogida desde pequeña en casa del abogado Royal, tutor en apariencia intachable, de su origen solo sabe que nació en «la Montaña» allá donde malvive una comunidad envilecida de delincuentes y perdedores. Entre los libros abandonados de la biblioteca en la que trabaja, está muy lejos de llegar a ser «la Nueva Mujer» que inaugura el siglo XX en las sofisticadas urbes de Norteamérica, pero no renuncia a imaginar una existencia distinta. Irrumpe el verano y con él Lucius Hurney, un joven arquitecto de la ciudad, elegante y seductor. Hurney encarnará las ansias de libertad y aventura de la joven. Con el resplandeciente campo de Nueva Inglaterra como telón de fondo, ambos inician una relación que para Charity supondrá un apasionado despertar sexual y la promesa, siempre incierta, de la felicidad.

Comentario Personal: Cuando compré este libro, lo hice sin mucho convencimiento, pues la descripción de la contraportada como habitualmente ocurre, no me decía mucho acerca de lo más esencial del libro, ni me parecía muy distinto de la tradicional novela de corte romántico. Pero siendo la autora Edith Wharton, estuve segura que no sería una historia como tantas otras. De Wharton sólo había leído La edad de la inocencia y Las Costumbres del país, ambas novelas en las que retrata a un tipo particular de personajes: sus protagonistas son mujeres jóvenes, ya sea pertenecientes a la alta sociedad norteamericana de principios de siglo XX, o bien aspirantes a conseguirlo. El escenario: sociedades rígidamente estratificadas, con roles establecidos para cada miembro desde siempre, con el deber ser y aparentar resultando más relevante que el ser  y el querer real. En ambas novelas había tanto intentos de mostrar la glorificación de una sociedad ciega y egoísta, ansiosa de glorificarse a si misma, como de revelar su decadencia y cinismo. Una combinación opuesta pero tremendamente atrayente.

En Estío, sentí algo parecido. Pese a que el escenario no es ya Nueva York con sus salones plagados de riqueza y vanidad,  sino un pequeño pueblo alejado del centro del mundo, North Dorme, la descripción de este pueblo y sus habitantes representa una fuerza antagónica vital para el desarrollo de la historia de la protagonista. En North Dorme, Charity Royal se siente a si misma asfixiada y atrapada por una sociedad regida por convenciones sociales y morales  que dicen más de su hipocrecía que de la pretendida rectitud moral de sus miembros. Pero, qué es lo que hace distinta a Charity? Que ella no es una más de ellos, ella nació en una clase repudiada por North Dorme: la de una comunidad de prófugos de la justicia, que se refugiaron en una montaña a las afueras del pueblo. Este conocimiento de su origen, provoca en Charity una convicción y seguridad que al mismo tiempo constituyen para ella su libertad: el saberse diferente le da fuerzas para hacer aquello a lo que su propia voluntad la dirige. Creo que, contrario a la reseña de la contraportada, la irrupción en la vida de nuestra protagonista del joven Lucius Harney no es sino el detonante de la libertad reprimida tanto tiempo por la joven. Ello constituye un punto de quiebre en la vida de Charity, la hace cuestionarse todo su mundo, no sólo a su entorno, sino a ella misma y ante todo su identidad. Charity en absoluto es un personaje que resulte agradable. Tal como ocurre con las protagonistas de La edad de la inocencia y Las Costumbres del país, su carácter egoísta impide sentir empatía hacia ella, pero al mismo tiempo es un personaje tan imperfecto, que eso la vuelve más humana y real de lo que esperamos.

La atmósfera del libro es asfixiante: sólo así puedo describir la sensación que me produjo su lectura, una asfixia cercana a la desesperación. Una obra en la que el retrato psicológico de los personajes, y sobretodo de la protagonista, atrapan desde un principio. Creo que es una novela muy bien escrita, con caracterizaciones complejas y atractivas de los personajes, que escapa totalmente del común de la narrativa de la época. Estío es, para mi, un perfecto retrato del inconformismo de la mujer en una sociedad vacía y superficial, algo que suena cercano a nuestra realidad, no?. Bueno, si tienen la oportunidad, léanlo, disfrutarán con seguridad de la escritura de Edith Wharton y más aún de uno de sus perfectos retratos sociales de época. Hasta la próxima!. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Fated to Love You, un drama todo corazón.

Y llegó el día que no quería que llegara. Porque todo lo bueno tiene siempre un final, llegó el momento de decir adiós a Fated to Love You, el drama que se robó por completo mi corazón (y mis buenas horas de sueño). Acabo de ver el capítulo final, y siento la necesidad de escribir con urgencia todas las emociones que sentí en este recorrido de 20 capítulos. No esperen una reseña objetiva, porque no la tendrán XD. Ok, la sinopsis será objetiva, pero el resto serán sólo mis impresiones y emociones y desvaríos varios, lo que es todo menos objetivo. Y lleno de SPOILERS. Bueno, aquí vamos.


Sinopsis: Lee Gun es el presidente de una empresa química que fabrica productos de belleza. Él tiene una novia bailarina, Kang Se Ra, de la que está profundamente enamorado, con quien lleva 6 años de relación. Por su parte Kim Mi Young es una joven tímida y servicial que trabaja como secretaria en un bufete de abogados. Su apodo es "Post-it", apodo que se ganó debido a su incapacidad para decir …

Primeras Impresiones: Good Morning Call, enredos y amores bajo el mismo techo.

Hola hola!! Espero que aún queden lectores por aquí, aunque no me sorprendería si han abandonado este rincón, porque más de un mes y medio sin publicar es mucho para un blog que pretende sobrevivir. Pero como podrán imaginar, por más que armar este rincón me relaja y entretiene mucho, lo cierto es que también consume mucho tiempo, del que he estado escasa los últimos meses. El ritmo de trabajo está siendo tan agotador, que las fuerzas me dan para llegar a mi casa y dormir, así que poco he visto de dramas, mucho he leído, pero la inspiración para volver a escribir no llegaba. Pero este fin de semana decidí que será mi comeback al bloggeo, así que haciendo memoria tengo mucho material pendiente con el que espero ponerme al día las siguientes semanas: La reseña de los dramas que he terminado (Oh my venus, Please love the useless me, Oh Hae Young again, Juhan Shuttai (<3); reseñas de libros que he leído estos meses (El patriota, El extranjero, Crónicas Marcianas, El bebé de Rosemary), …

Cheese in the trap: reseña del que pudo ser un gran drama (y sólo fue bueno)

Luego de una semana alejada del blog, hoy traigo al fin la reseña de Cheese in the trap, el último drama en emisión que terminé de ver apenas ayer. Creo no aventurarme al decir que este drama fue la primera sensación del año, al menos de los dramas venidos de Korea, por el nivel de anticipación, expectativas, y producción que tuvo. Ese bastión ha sido tomado ahora por Descendants  of the sun, drama que está teniendo excelente acogida tanto entre los espectadores koreanos como en los seguidores internacionales. Pero volviendo a lo que nos convoca: Cheese in the trap. Mucho se esperó de este drama, mucho se habló antes, durante y después de su emisión. Antes porque, al estar basado en un famoso webtoon del mismo nombre, obra de la autora Soon Ki y que viene publicándose desde julio de 2010 a la fecha, de una tremenda popularidad, hizo que de inmediato los fanáticos de la obra exigieran y esperaran un drama a la altura del webtoon, y por supuesto en tal rango de exigencias la elección de…

Recomiendo: Doramas japoneses vistos.

Bueno, tenía ganas de escribir alguna reseña de drama hoy, pero no me decido por ninguno. Así comencé a revisar los dramas que he visto, los que he comenzado pero no terminado, y los que tengo pendientes de ver, y me dí cuenta que son muchos. Muchísimos más de los que pensaba. Lo que significa que ha llegado la hora de armar mis propias listas, yey!!. Cuando comencé a ver dramas, y a guiarme por los blogs expertos en la materia, sabía con seguridad a dónde tenía que ir para decidir qué ver: las listas de favoritos, y aunque hace ya tiempo que dejé de guiarme por estas listas porque, salvo excepciones, suelo seguir el trabajo de determinados actores, o directores o guionistas (o cadenas: SBS me tiene como público cautivo hace tiempo jajaja). Pero creo que las listas aún son un buen instrumento para ordenar, y/o planificar las prioridades de futuros visionados, así que aquí comienza mi primera lista oficial!.
En ésta primera lista incluiré sólo los dramas japoneses que he visto íntegrame…

En busca de las mujeres fuertes de dramas.

Después de un tiempo que se me ha hecho eterno, al fin puedo dejarme caer por acá!. No es que me esté sobrando tiempo, de hecho no he podido ponerme al día con ninguno de los dramas que estoy siguiendo L.
Pese a ello, aunque mis ojos descansen de los dramas, mi mente no lo hace! Así que estos días estuve recordando los dramas que he visto, mis favoritos, los que recuerdo de no muy buena forma, y me dí cuenta de algo: de un tiempo a esta parte (digamos, desde principios de 2014) hemos visto, o al menos eso me ha parecido a mi, un cambio de foco en la producción de los grandes dramas en Corea, conforme al cual las historias, guiones y dirección se han desarrollado en función de un protagonista absoluto: el hombre, y la protagonista mujer ha venido a cumplir un rol más bien de soporte, casi de actriz secundaria si lo pensamos del punto de vista del desarrollo mismo y profundidad de su personaje y complejidad de su historia. Pienso, por ejemplo en dramas recientes, como Kill Me Heal Me, H…